14 de Febrero.... que lo disfruten

En un dia tan especial no podia dejar pasar decir lo que siento.

Felicidades a aquellos que experimentan las sustancias quimicas que crean lo que los humanos llaman amor.

El amor es química

De pronto, en una fiesta entre la multitud descubres la persona de tu vida. Lo sabes porque el corazón se te sale del pecho, las rodillas te tiemblan y en el estómago revolotean mariposas. Pero olvídate de que haya sido obra del destino. Esto se lo debes a la química cerebral... Un panorama nada romántico.


Una simple mirada, un roce casual o una voz penetrante, puede hacer saltar la chispa del amor. Transpiración excesiva, palpitaciones cabalgantes o sonrojamiento constante así nos lo hacen ver. Pero, ¿nunca se han preguntado por qué estas manifestaciones son similares a las que tenemos cuando padecemos de estrés?
Pues los científicos sí se lo han planteado y han averiguado el porqué. Han destripado la esencia del amor y con ella han eliminado toda visión romántica, fortuita y casual de este sentimiento. Han reducido los temas del corazón a meros números y ecuaciones bioquímicas, convirtiendo al cerebro en el gran protagonista del amor.
Y ya es nombrado en el dicho popular "Más vale tener cabeza para el amor que corazón."

La dopamina, causante del enamoramiento
Investigadores de la Universidad de Rutgers, de Nueva Jersey (Estados Unidos), han realizado recientemente un estudio sobre la esencia del amor. Es decir, han determinado los mecanismos internos que se desatan cuando nos enamoramos.
Para ello, se estudiaron los cerebros de 17 hombres y mujeres que se encontraban en fase de enamoramiento. El experimento consistía en la muestra de fotografías de los "seres amados". Después de distraerlos con varias tareas, les mostraron imágenes de personas neutrales. ¿Resultados?:
Se produjo un aumento en la actividad de las áreas del cerebro relacionadas con la energía y la euforia, en el lado derecho, donde se concentran niveles más altos de dopamina.
La dopamina es la sustancia que produce sentimientos de satisfacción y de placer y, por lo tanto, la causante del enamoramiento.
Otros investigadores, como Michael Liebowitz, autor de Chemistry of Love, y Anthony Walsh, autor de Science of Love: Understanding Love and Its Effects on Mind and Body, además de la dopamina también han identificado otras dos sustancias químicas causantes del amor: feniletilamina y ocitocina.
Y es que, romanticismos fuera, el amor apasionado únicamente se reduce a la producción de estas tres sustancias químicas del cerebro.

Las etapas químicas del amor
Reducido el amor a sustancias químicas del cuerpo, la Dra. Helen Fisher, antropóloga de la Universidad de Rutgers y autora del libro The Anatomy of Love, divide en tres las etapas del amor:
Lujuria. Predomina la testosterona, por lo que prima el deseo de sexo.
Atracción. Predomina la dopamina y la norepinefrina, con lo que estamos en la etapa de euforia y de romance.
Vínculo. Predomina la ocitocina y la vasopresina, por lo que se evoluciona hacia una relación apacible, duradera y segura.
Mantenerse en las dos primera etapas del amor es el gran reto de cualquier pareja.

0 comentarios:

Publicar un comentario