Pensamientos: Memoria...


Y hoy la memoria se echó a andar sostenida de la mano por una suave y melancolica música
me llevó a ver quién fui donde estuve, mas no me dijo donde iré luego cuando acabe,
cada paso y cada nota, trajeron tan frescos como rocio de la mañana mis pasados años,
no noté como habían pasado hasta que se habian acumulado como libros viejos en mi cabeza.

Pasaron así las páginas de todos ellos, las páginas sucias que aun quise leer,
las limpias y las llenas de capas de polvo y años que querían ser olvidadas
corrieron entre colores las vividas imágenes, cual niño en campo abierto al sol de la tarde,
las otras lentas como anciano en el ocaso de la vida, pidiendo permiso a la anterior para asomarse.

Y estaban ahí ella me decía que las viera, las cosas que una vez decidí dejar pasar por mi bien,
estaban como manchas pequeñas mientras caminabamos y leiamos, mientras volaba y dudaba, o amaba y odiaba
tambien las páginas enteras de cosas que llame importantes, páginas enormes de letras gigantes.
Con versos fallidos y prosa forzada, con palabras de amor y letras de enojo, una vida que era mía.

Cada pasaje, cada historia era como las partes de mi viaje, podia amar en México, navegar en Venecia,
extañar en París, soñar con Vienna o querer una respuesta en Madrid, ver la duda en mi propia casa
y hallar la amistad en en el Buenos Aires. Ver caer todo como piezas de un rompecabezas que no se armar
como un acertijo al que no le encuentro las respuestas por temor a hallarlas y que me duelan.

Ella estaba ataviada de traje negro y cabello largo como las musas que he amado, era mi memoria.
con ojos profundos como abismos, sugiriendome mis propias dudas y desnudando mis miedos, analizandome
como si fuera su paciente en el diván de mis sueños. Haciéndome sentir como un temeroso niño
temiendo que hallara en mi las respuestas que no quiero dar, que me viera como soy, como oculto ser.

Me oculte de ella solte su mano, pero la música que la acompañaba podia traerla de vuelta,
y asi fue, toco suaves notas, haciendome llorar, luego pesadas para sostenerme y rapidas como mi juventud,
tonos graves como mi incierto y de nuevo hilvano mi imaginario. Volvieron todos y nadie,
rieron conmigo mientras vestia mi mascara de cartón, rieron sin mi cuando no pude sostenerla mas...

Sus ropas se desgastan, las notas se acaban, la suerte esta echada y todo sigue su curso,
el saxofón con un blues triste y melancólico les despide, cada quien tiene su lugar, cada momento su hora
la sombra les cubre, a otros la luz los abraza, mas mis ojos mortales no pueden verles mas, es tarde.
Es tarde hemos partido, mi arribo incierto, mi compañia éterea, palabras como piedras caen mientras camino.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

<3

Publicar un comentario