Pensamientos: Al norte...














De vez en cuando me tropiezo con tu recuerdo

curiosamente es un pequeño golpe en mis pies,
sin embargo logra que de nuevo se humedezcan mis ojos
y la nieve de tus recuerdos caiga en un alud estrepitoso,
sepultando el escaso brillo de mi mirada y la sonrisa que te daba.

Algunas veces tus ojos flagelan mi espalda,
como si esa mirada fuera omnipresente e inevitable,
al abandonarme tu piel cálida a cambio heredé la nada.
Y el cielo sangra granizo sobre mi tejado,
Ensordeciéndome con tu nombre escrito en cada golpe.

Era tarde cuando el temblor cesó y revise los daños...
Estas manos heridas incapaces de sostener tu aroma,
tu alma, tu mirada, tu brillo y tu dulzura.
Se sostuvieron de una imagen con huesos rotos,
Mientras tu tren se alejó al norte con un lastimero crujido.

0 comentarios:

Publicar un comentario