Pensamientos: Dijo adiós con el sol.

En sus cabellos anudados extraña la suavidad de esos dedos como aire meciendo sus rizos, en el océano de su mirada tan salado que ha acabado con la vida que le inundaba; echa de menos aquel barquito de madera navegando a su antojo.

Con los juncos que le sostienen de pie parece recordar que verdes hojas llenaron su maderoso cuerpo tallado en surcos de gratos recuerdos. Mirando en el rostro de granito le puedo notar erosionado ante el pisoteo de los años en conjunto con las olas que emanan de sus ojos desgastando su inmutable faz.

Largos brazos como sogas se aferran a sí mismo, atándose como barco en el muelle para no perderse cuando Eolo disgustado le castiga. Abrazos auto inflingidos en busca de calor, distante mira los enamorados cuales personajes en cuentos que leyó y jamás experimentó.

No le miran al pasar no se enteran de su existencia, se fundió con la tierra, con el muelle, con el océano... con el mismo aire siendo parte de todos y de todo. Impreso en la roca inexpresivo, casi inerte. En sus labios ya no hay palabras, no conozco sus motivos, tan solo un día con el sol perdió su brillo.

0 comentarios:

Publicar un comentario