Pensamientos: Tatuajes y cicatrices.

En mi piel encontré marcas de un viaje de ida, pasajes recorridos entre elevaciones y caídas. Esas cosas que encontré cuando los colores escapaban y las multitudes me perseguían… Paséate por Madrid y juntos ahora al fin podre mostrarte mi viaje si me lo permites. Hazme inventario alinea los surcos llenos de semillas, cultívales y preséntate cuando florezcan mis memorias. Ciégate, sácate los ojos si prefieres o tórnate en camaleón para que mires a varios lados a la vez. Lee mis brazos tómalos, examínalos, el metal debajo oxidado narrará su versión, la carne podrida dirá que es inocente, en tu ausencia te veré y en medicinas me sumiré.

Las noches sin dormir, los días sin soñar, las tardes sin pensar, las mañanas sin hablar, el muro de polaroids amarillentas toman el cuello de mi camisa haciéndome mirarles fijamente. El alcohol no limpiaba mis penas pero nubló mi visión. Habitaciones con tejados desconocidos llenándose del vapor embriagante de botellas vacías dispersadas por el suelo. Lee mis ojos intérnate en ellos, un chico de ropas sucias te llama cada noche por tu nombre, las pupilas dilatadas escapan a tus preguntas, los parpados morados dirán que soy inocente. En tus risas llorare y por las gradas rodaré.

Miraste mi costado esa vez, me narraste sin sorpresa el inicio de una ilusión pero mas era el dolor que impregnabas en mi que las sonrisas que extraías. Fui coleccionando líneas negras en mi piel, tinta en dibujos para ser más humano, anotaciones de lugares que conocí y dragones enrollados en mi torso junto con estrellas para tener un norte que seguir. Lee mis labios que antes besabas junto a esa extraviada voz perdida en tantos gritos lastimeros. La sangre dejo de correr en ellos, piel pálida envuelve un alma oscura en las puertas del final sin hallar el camino de regreso.


0 comentarios:

Publicar un comentario