Pensamientos: Versos sueltos en el tejado

Aullidos lastimeros y el crepitar de la madera mientras llora la trompeta del arcángel
respondiendo a los canticos del acordeón del angustiado.
Tierra colmada de cristales bañada del rocío dando a luz al dorado maíz... y la lluvia les detona; les recompensa con su dote material.

El cortejo fúnebre se engalana despreocupado en laberintos de círculos y cielos de tafetán.
Solloza el grave contrabajo del demonio y su sol amenazante atento al grito de combate.

Grito de alba en voz alta y sostenida! himno entre tambores al amanecer
invocando clamores de fuerza y presteza. Giran los caballos de tu caja de música una última vez... me recrimina y me detesta con mirada lasciva.

Atraídos a lo inevitable con la culpa de existir, resumiendo sus juegos y gracias.
Buscando el lugar donde el camino, el cansancio y el sol nos hacen olvidar a la lluvia sobre el concreto y sus sueños rotos... su presente en un cuento sin fin.


0 comentarios:

Publicar un comentario