Lobo Herido.

Por fin lo conseguí y me levanté,
no lo pensé y eché a correr.
Sin mirar atrás escape...
Pero la herida abierta aún calaba hondo.

Al borde del abismo, pero aún en pie,
fue entonces cuando te miré.
Creo que no te atrevías a acercarte.
Debiste percibir el peligro.

Y tu confiaste... confiaste en tu camuflaje
Omitiste las advertencias de peligro.
Te acercaste a aquel ser aparentemente indefenso.
Sin pensar que aquel paraíso sería un infierno.

Ahora sabes que no hay mayor peligro,
que acercarse a un lobo herido.
No llegaste a pensar, que yo estaba herido.

Muchas veces intente recapacitar,
pero mi hambre quería calmar.
Sin importar las consecuencias.
Poco a poco te empecé a acechar

Seguí tu rastro, hasta que te encontré.
Fue cuando entonces pensé...
Sera acaso esto correcto...?
Luego de un momento hice lo incorrecto

Ahora sabes que no hay mayor peligro,
que acercarse a un lobo herido.
No llegaste a pensar, que yo estaba herido.

Ahora ves lo peligroso que suele ser,
lo que es el objetivo, luego estará roído
No llegaste a pensar, que yo estaba herido.

E inicie el ataque de improvisto!!
Nos guiamos por el más animal de los instintos,
mis garras no duraron en alcanzarte,
con convicción me permitiste devorarte.

Fijando la mirada en tu Fragilidad...

Nos fundimos en aquel aullido, fruto de nuestros instintos
No llegaste a pensar, que yo estaba herido.

No llegaste a pensar, que yo te estaba hiriendo.
No fue mi intención, pero tampoco quedarme contigo.

Ahora sabes peligroso de un lobo herido,
No llegaste a pensar, que yo estaba herido.

Elías Díaz Ruíz.

0 comentarios:

Publicar un comentario