Pensamientos: Arisa

Arisa aprendió a vestir en rosas y dormir en crisantemos, sin cubrir su suave piel completamente, sin prestar los ojos a la vida que se arremolina por las calles como un huracán. Aprendió valientemente a enfrentar el mundo con una sonrisa... sonrisa que desarma mis defensas cuando le quise conquistar.

Su armadura para batalla, tan elaborada como su ropa de noche, vistiendo hojas de sauce o guirnaldas sobre sus sienes, pies chicos sin botas fuertes tan solo con medias impares. Caprichos en vez de estrategias y miradas de complicidad... miradas que me atraparon y no me dejan marchar.

Las tardes con rojos celajes enturbian mi valentía, si cedo tan solo un poco su víctima acabo siendo, en pastos tan verdes y calmos olvido mis amenazas. Soy preso en sus cabellos, tan débil que caigo abatido en el embrujo de su regazo... regazo tan cálido y suave que me hace olvidar mi palacio.

Sin planes tan magistrales Arisa no cuenta los años, repara y recuenta los daños cuando la batalla se acaba, me cura, me besa me abraza, sin mas me envía a casa. En mis sueños sus dos besos en mis labios, su pecho latiendo con fuerza... con fuerza me toma en sus brazos y me regala un beso en mi mejilla.

0 comentarios:

Publicar un comentario