Requiém por una vida.

Al llegar el final,
Que siempre es prematuro.
Atraviesas el Gólgota,
Hasta un sepulcro vacio.

Las Lágrimas y lamentos,
Enmarcan la despedida.
Conforme se acercan a la tumba,
Parecieran ser una canción.

Hoy eclipsa el sol,
No escucho el latir del corazón.
Guardado en un oscuro cajón,
Yace el traje llamado cuerpo.

En medio se escucha el canto,
Del Réquiem por una vida.

Al cruzar el lumbral,
Te encontraras con el barquero.
O puede ser que debas lavar
Tus ropas con sangre de cordero.

Las Lágrimas y lamentos,
Enmarcan la despedida.
Conforme se acercan a la tumba,
Pareciera escucharse un canto.

Hoy eclipsa el sol,
No escucho el latir del corazón.
Guardado en un oscuro cajón,
Yace el traje llamado cuerpo.
En medio se escucha el canto,
Del Réquiem por una vida...

Elías Díaz Ruíz.


0 comentarios:

Publicar un comentario