Pensamientos: Alas y piernas rotas

Abrí el presente que trajo el correo y eran letras negras en una hoja llena de sangre, era el olvido que presagiaba cuando el calendario me brindaría la fatídica noticia de lo inevitable, ese día en que del espejo salió mi vivo retrato y mis fantasmas del pasado tomaron turno para señalar mis errores como cuando el cielo azul del norte aplasto mi sonrisa. La hoja teñida de escarlata y ese olor férreo cual herida abierta que me avisaban por escrito mi más profundo temor, me invitaba a alzar vuelo con las piernas rotas siendo así incapaz de aterrizar en mi destino, condenado a sobrevolar la tierra que jamás acariciara mis pies.


Sin brújula que me guie lejos del norte y sin un cronista de mis relatos no tuve más remedio que partir, aferrándome de pastillas y agujas… de cuerdas sin nudos y palabras vacías, huyendo del encierro que me puede esperar por ser víctima de mis propios crímenes, mas aun así también juez de mis propios actos. Incapaz de diferenciar el negro del blanco cuatro paredes envueltas en telas formarían mi nueva habitación
.
Alcé vuelo pues, sin rumbo ni destino mas allá del sueño vivido de tu recuerdo, consciente de la pena eterna de mirar el lugar donde quiero que mis pies se enraícen. Pero culpable como soy pagare el precio, y rotas mis piernas de ser humano como son ahora no tengo más opción, ni una elección cierta, más que poder mirar desde el negro cielo que trae la lluvia lo que no puedo tener. Mirare las nubes llorar a mi lado y esas gotas precipitarse a la negra tierra que les abraza y les recibe, al hermoso follaje que les besa cuando bajan cariñosas, y les odiaré porque a ese lugar ya nunca perteneceré.


0 comentarios:

Publicar un comentario