Tanto... pero tanto

Tengo tantas agujas de relojes en los dedos, aplastando mis recuerdos contra tempanos de hielo, tengo sueños que no logran despegar y una sonrisa que golpea mi memoria.

Una copa rota y una botella a medio acabar, una forma de decirte adiós esto debió ser mucho mejor, en el pecho apretado un verso extraviado que sabrá que esto nunca debió suceder.

Tengo una voz grave que me raspa como lija cuando prefiero dejarte partir aunque me diste un poco de tu vida, una palabra que dolerá cuando del todo seas un tachón que olvidaré.

Una ilusión en cuatro nombres repartidos, una vela que se apaga sin haber crecido plenamente, en mis dedos gotean tres frases y verte entre las sombras pensando en cómo te irás.

Tengo tantas dudas, tantos inciertos y tantos años, tanto que perder por no aprender de mis errores, pero tendré tu memoria en vez de la mía cuando de mis dedos cure las heridas.


0 comentarios:

Publicar un comentario