Visiones

Hoy grita una lágrima azul que rasga el silencio en la madrugada, grita mientras corre por la mejilla de un alma herida.
Mañana callarán los perros callejeros cuando el sol les queme los ojos, cuando el corazón les salga por la boca al ladrar.
Revuelto al medio día el sol y la luna discutirán por quien conduce la carroza, fatigarán los hombros del errante al agonizar.
Cuantos pasos necesita el dolor para volverse sonrisa en el trueno?, quizás letanías de incrédulos como tributo invariable.
La cuerda traerá consigo el azul para la procesión de despedida, la cuerda cual arma del verdugo apagara el sol ardiente y la luna blanca.



0 comentarios:

Publicar un comentario